Si tú y las “empresas” no entienden esto, estarán perdidas!

por | 30 Enero, 2016
Opt In Image
"Vende tu talento en Internet" webinar gratuito

Si tú y las “empresas” no entienden esto, estarán perdidas!

Uno de los autores con los cuales más me identifico y recomiendo seguir es Stephen R. Covey. El autor de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” y “El 8vo Hábito”.

Si quieres ser una persona más productiva en esta era del conocimiento, estos dos libros son de lectura obligada y no solo eso “son de estudio y aplicación obligada”.

En el libro “El 8vo Habito”, Stephen hace foco en uno de los paradigmas más importantes que los empleados de empresas, empleadores y emprendedores deberán cambiar para subsistir.

Haciendo una ayuda memoria de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, la misma habla de dos tipos de victorias que toda persona debe tener en su plan de trabajo de mejora continua:

VICTORIAS PRIVADAS: Ser Proactivo, Empezar con un fin en mente, Establecer primero lo primero

Estas victorias privadas son los hábitos necesarios para pasar de un estado de Dependencia, a un estado de Independencia. Con esto quiero decir que cualquiera sea tu situación, tu siempre puedes ser “independiente” y pensarte como independiente en la gestión de tus recursos. Solo con aplicar estos tres primeros hábitos te permitirán desarrollar toda la confianza en ti mismo para poder plantearte metas y cumplirlas.

VICTORIAS PUBLICAS: Pensar en Ganar/Ganar, Procurar primero comprender y después ser comprendido, Sinergizar.

Estos tres hábitos siguientes nos hacen pasar de un estado de Independencia a un estado de interdependencia. Como puede verse, las victorias privadas nos marcan hábitos para mejorar nuestras habilidades con nosotros mismos, mientras que las victorias públicas son el resultado de la aplicación de hábitos con otras personas, con nuestro entorno de trabajo, con los miembros de nuestras familias, etc.

Los 6 hábitos descriptos anteriormente, solo pueden trascender y mejorar en el tiempo, siempre y cuando sean parte de un sistema de mejora continua para cada persona, y sea su máxima prioridad en todo los niveles de su vida. De allí sale el séptimo habito “Afilar la sierra”, en un sentido de mantener permanentemente estos hábitos en nuestra conciencia y subconsciente y aplicarlos cada vez mejor.

En el siguiente video en Ingles quedan esquematizados los 7 hábitos de una forma muy particular.


Imagen de previsualización de YouTube

El octavo hábito descripto por Stephen Covey en su libro, va mas allá. Como indica él mismo en el primer capítulo del libro:

“…Ser efectivos como individuos y como organización ya no es una elección en el mundo de hoy: es imprescindible para entrar en el terreno del juego…

…Esta nueva era exige y necesita grandeza. Exige y necesita realización, un desempeño apasionado y una contribución importante que se encuentra en un plano o dimensión diferente…

…el octavo hábito no es una mera adición a los otros siete hábitos, un hábito que de algún modo se hubiera pasado por alto. Se trata de ver y aprovechar el poder de una tercera dimensión de los siete hábitos que responde al principal desafío de la nueva era del trabajador del conocimiento. El octavo habito consiste en encontrar su voz e inspirar a los demás para que encuentren la suya…”

Esta última frase aparece en cualquier sistema organizacional que pensemos; aparece en una familia cuando un padre quiere desarrollar esa voz en sus hijos, aparece en un equipo de trabajo cuando un Manager ha sabido transmitir la Visión y misión de le empresa, y sus subordinados están alineados con ella desarrollando todo su potencial; etc.

En esta era, más que nunca los trabajadores del conocimiento deberán encontrar su voz, y a través de un efectivo liderazgo inspirar a los demás para que encuentren la suya. Un claro ejemplo de esto es cuando conocemos a personas “comunes y corrientes”, que vemos todos los días, y que nos inspiran confianza; tienen una forma de comportamiento digna de ser seguida y valorada. Podemos identificar que esa persona sigue su VOZ (según Covey, la mezcla de talento, pasión, necesidad y conciencia).

el octavo habito voz

De esta forma podemos ver que si juntamos los siete primeros hábitos con sus vitorias privadas y públicas, con el octavo habito, estaremos en la via correcta de liderarnos a nosotros mismo a través de buenos comportamientos. El trabajador del conocimiento sabe esto y desarrolla un plan de trabajo en línea con estas mejoras; y si trabaja para una empresa, y la empresa no desarrolla actitudes en línea con estos hábitos, con el tiempo estará en problemas porque sus talentos pasarán a otra empresa que SI esté alineada con este paradigma.